Espejos de sol y sal

Tradición e innovación

En el Chiringuito Albarrosa perseguimos el objetivo de proporcionar a nuestros clientes una verdadera experiencia gastronómica.

La tradición a través de la continuidad en las recetas y los métodos tradicionales de cocinado, tanto en los pescados como en los mariscos, confluyen con la magnífica materia prima que nos aportan los esteros de la zona, donde se conservan todos sus nutrientes y sabores especiales.

La innovación en nuestros platos reside en el pensamiento de que tradición y vanguardia no están reñidos. Nuestro Chef busca constantemente  nuevas recetas y métodos de cocinado, que nos hacen marcar ese punto de diferencia en la zona.

Los productos locales de la bahía permiten que juguemos con sabores y texturas, no solo con en el pescado y ese punto salino, sino también con el marisco más tradicional como el camarón.  Así, nos fundiremos con el entorno llevándonos a la boca verdaderas experiencias culinarias.

Respeto al entorno

Platos especiales

Entrecot de ternera gallega

Delicioso corte de 300 grs. de carne Gallega, jugosa, tierna, que nos trasmite un sabor especial al paladar y que nos traslada a los pastos gallegos y a la singularidad de ese entorno.

Arroz marinero

De la mar al plato. Pretendemos llevar al Arroz el sabor de un plato tradicional marinero. Trasladar el propio Mar a un plato a través de los matices y sabores que aporta una materia prima de primera calidad y una exquisita realización.

Dorada de la bahía

La dorada en sí es un pescado que por su textura aporta un tacto exquisito al paladar, es te caso va acompañado de los matices de sabor salino que le aporta el estero de donde procede, toda una experiencia para el paladar.

Tartar de atún rojo aliñado

Un plato elegante, fresco, que presenta al Atún Rojo, elemento representativo de nuestra gastronomía y singularidad, aliñado con una reducción de soja y daditos de mango sobre crema de aguacate, realmente una experiencia gastronómica

En ALBARROSA disponemos de una amplia variedad de productos que ofrecer a nuestra clientela y sabemos que la demanda fluctúa a lo largo del año.  Por eso, tenemos una carta de verano y otra de invierno, que nos permite atender el negocio y poner en valor la MARCA CHICLANA durante todo el año. 

En ALBARROSA no podía faltar un buen maridaje entre los productos autóctonos de la bahía de Cádiz y un buen vino de la tierra. Contamos con una carta de vinos completa y variada, de los cuales el 80% son productos de nuestras viñas, cultivadas con esmero y dedicación a lo largo de siglos.

Cuidamos nuestra historia

Justo al norte de la Playa de la Barrosa,  Sancti Petri fue creado por los Fenicios y, posteriormente, ocupado por culturas como la griega y romana. Poco a poco fue poblado por pescadores y levantado en torno a la industria almadrabera.

La almadraba de Sancti Petri fue el eje de la vida del poblado, su esencia y el origen de su estampa actual. Una vez que el Consorcio Nacional Almadrabero la adquirió en 1928 se convirtió en el motor de la economía y la sociedad de la Chiclana de la época. La pesca del atún y la fábrica de conservas de este pescado se erigieron en la principal industria de la ciudad, llegando a emplear, en temporada, a más de 2.000 trabajado­res. El último año de pesca fue 1971 cuando se cerró el telón de una actividad emblemática.

Chiclana tiene entre sus encantos la huella dejada sobre su paisaje por su tradición salinera. La combinación de recursos de nuestro patrimonio cultural como las salinas y las casas salineras. El margen derecho del río Iro sirve para internarse por el laberinto de caños que es el Parque Natural Bahía de Cádiz, un entorno que en la actualidad cuenta con diversas rutas turísticas de gran atractivo.

Qué dicen nuestros clientes

La mejor atención en muchos años

Reservamos mesa de una forma rápida y sencilla a través de la web y en cuestión de minutos teníamos la confirmación por parte del chiringuito.
Pensábamos ir a comer a un chiringuito estando en la zona por supuesto pescado, cuál fue nuestra sorpresa cuando la ambientación es más tendencia hacia restaurante, no había los olores a frito típicos de un chiringuito y la atención por los camareros fue exquisita.
Pedimos pescado de la zona, nos explicaron que venían de Esteros, nos dejamos aconsejar y fue todo un descubrimiento estaba todo riquísimo.
El precio fue muy razonable teniendo en cuenta lo que comimos y bebimos, salimos a poquito más de 15 € por cabeza, pero repetiremos seguro y lo aconsejaremos.

Jose Ramón Ramírez

Aún nos acordamos de aquel día

No es la primera vez que venimos a comer. La primera vez nos vimos sorprendidos muy gratamente por una cocina tradicional, donde la unión de la preparación y del pescado de la zona fue todo un agrado.

En esta ocasión el camarero nos aconsejó una degustación de pescados del día con el “Toque del Chef”,  más bien parece un restaurante que un chiringuito,  sin palabras nos quedamos, un festival de pescado al modo tradicional con unas salsas que le daban al pescado unos matices muy especiales. Lo recomendamos, además es precio es muy razonable.

Alicia García

Un espacio de ensueño